Ya saben que yo me la vivo buscando remedios de belleza, y tratando de integrarlos a mi vida para conseguir beneficios. Mi teoría es, si sirve para algo, no pierdo nada.

En esta caso, estaba buscando algún producto que me ayudara a atenuar una especie de rash que me salió en la cara. La resequedad del DF, la contaminación, y la falta de agua, terminan siempre por pasarle factura a nuestra piel, y en mi caso así fue.

Tras preguntar, investigar, buscar y buscar, me topé (también gracias a mi sabia madre) con el jabón de azufre. Mi mamá me platicó que hace muchos años, algún dermatólogo se lo había recomendado y no perdía nada en hacer el intento, así que lo hice, y aquí los resultados y recomendaciones.

-Primero que nada yo compré mi jabón de azufre en Walmart, así de fácil es conseguirlo.

-El jabón de azufre es ideal para pieles con o propensas al acné, ya que se encarga de secar el exceso de grasa que genera la piel (el acné sale por este exceso de grasa, que se infecta por las baterias propias de la piel), y regula la producción de la misma, evitando brotes de acné, y si ya lo tienes, te los seca muy rápido.

-Si tienes dermatitis, este puede ayudarte mucho, ahora que cuidado porque seca mucho la piel, así que úsalo con cuidado, al principio solo en las áreas afectadas, después si no te causa problemas, aplícalo en toda la cara.

-Todos, sobretodo los que viven en ciudades mega contaminadas (como yo) son propensos a los nefastos puntos negros. Y por más que te exfolies, extraigas y hagas lo que hagas, estos siempre regresan. Por lo que para estos casos, el jabón de azufre es un gran aliado, al limpiar la cara a profundidad, remueve todas las impurezas acumuladas en las primeras capas de la piel, eliminando paulatinamente los odiosos puntos negros.

-En general la piel mejora, así de simple. Claro, esto si aguantas el olor a huevo podrido del jabón. De preferencia compra uno que venga combinado con miel, romero o alguna especia aromática como lavanda, para disfrazar el olor y tener aún más beneficios.

-La forma de usarlo es simple. Mójalo, haz espuma y aplícatela en la cara, déjala actuar por unos 2 minutos y enjuaga. Lo idea es que lo uses diario en las zonas afectadas, ya que te cures, bájale al uso o puedes terminar con una piel demasiado reseca.

-En mi muy particular caso, uso el aceite regenerador de Nuxe, que es la maravilla de maravillas, hidrata a fondo y regenera la piel con puro ingrediente natural. Sin duda hace una muy buena mancuerna con el aceite de azufre (úsalo después de enjuagarte el jabón).

Bueno, espero que te haya gustado mi reseña, y creo que este puede ser uno de los mejores consejos que te darán, para mí sí lo fue. Úsalo y comparte conmigo tu experiencia por twitter a través de nuestra cuenta @cherrmagenta00.

 

 

 

Mariana Rubio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *