Quizá cuando leíste el título se te hizo incluso ridículo. Es obvio que el té se hace con té y agua, pero no supe qué otro nombre darle a esta deliciosa bebida fría que resultó ser todo un éxito.

Durante mi viaje por Japón, descubrí (más bien re descubrÍ) las maravillas y los beneficios casi milagrosos del afamado té verde, el cual lo japoneses toman incluso con más frecuencia que el agua sola (y se ven increíble).

Rico en antioxidantes, en nutrientes, esta bebida ayuda a reducir el número de radicales libres en el cuerpo, y refuerza a la células buenas. Es un gran aliado en la pérdida de peso, es rico en minerales, aumenta la energía, y también se dice que es un gran aliado en la prevención del cáncer. Así que con todos estos beneficios, sin duda vale la pena tomarlo.

Así que mi esposo me pidió que le haga su jarra de té verde 1 vez por semana, pero al probarlo el encanto terminó (el té verde a granel sabe muy diferente al de las bolsitas) y empecé a pensar en maneras creativas de preparárselo pero que tuviera un sabor agradable.

El resultado fue una especie de agua de té verde fría y con un ligero sabor dulce, que la hace ideal para servir en comidas con amigos, o en tardes calurosas, aquí el proceso.

Ingredientes:

-Té verde a granel

-Agua

-Stevia o miel de agave

-1 Limón

-Hielos

Modo de preparación:

Hierve el agua; aunque el resultado final será un té frío, para que las hoja suelten el sabor se tiene que infusionar con agua caliente (la temperatura ideal es 80c). El té verde no se debe de infusionar en agua tan caliente ni por tanto tiempo ya que queda amargo, así que una vez hirviendo el agua, dale algunos segundos y solo infusiona (con un pequeño colador de té) durante 1 minuto.

La medida normal del té es 1/2 cucharada por cada taza, pero en el caso de esta bebida, se podría servir más agua por cada 1/2 cucharada, para no obtener un sabor tan intenso.

Una vez infusionado deja que se enfrie al aire libre. Después agrega Stevia o miel de agave al gusto, y medio limón (en caso de ser una jarra grande). Mételo al refrigerador por un rato, después agrega hielos y sírvelo.

Puedes agregar hojas de hierbabuena a la jarra para darle un toque aún más fresco.

Esperemos que te guste tanto como a mí.

 

 

mariana@magentamm.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *