El fin de semana decidí; junto con mi esposo, tomarnos el fin de semana para ir a conocer un destino del cual durante los últimos meses, no he parado de escuchar recomendaciones; el Valle de Guadalupe, en Baja California.

Y aunque muchos amantes del vino piensan en Napa Valley antes que cualquier otra ruta del vino (dentro del continente americano) , sin duda nuestro Valle de Guadalupe, ofrece un trasfondo cultural, gastronómico e histórico, que lo convierte en un lugar rico en experiencias, y lo mejor del caso es dentro de México, y créanme, tiene lugares uber chic.

Empecemos por lo primero; hay millones de cosas diferentes por hacer, pero tres noches son un buen tiempo para conocer una buena cantidad de cosas y tener tiempo para pasarla bomba, sin tener que volarse una semana completa.

Como dato cultural, el transporte es prácticamente nulo, así que lo ideal es que antes de llegar ya hayas contratado un coche y a un chofer, para que puedas probar le vino sin tener que manejar y puedas ir de un lugar a otro tranquilamente.

Día 1

Vuelvas a Tijuana, y después de ver el abominable muro que divide a México de Estados Unidos,  te aventuras en una espectacular carretera panorámica, con increíbles vistas del mar, las olas rompiendo contra las rocas, y si tienes suerte alguno que otro surfer.

Hotel Encuentro Guadalupe

Alojarse en el hotel Encuentro Guadalupe es un must, más que nada por la experiencia que significa el lugar. Sus cuartos en forma de pequeñas cabinas, estratégicamente ubicados a lo largo de una pequeña montaña, otorgan espectaculares vistas desde la comodidad de tu cama. Una increíble alberca en la cima de dicha montaña, rodeada de enormes monolitos  (de granito por cierto) con una vegetación un tanto desértica en el lugar, pero con solo levantar la vista, los viñedos verdes son la mejor sorpresa.

Hotel Encuentro Guadalupe.

Encuentro Guadalupe.

Hotel Encuentro Guadalupe.

Cuatro Cuatros

Otra opción muy recomendada (por muchos pero no por mí porque no tuve la oportunidad de ir) es alojarse en el hotel Cuatro Cuatros de Ensenada. Los cuartos son casas de campaña de lujo, tiene un viñedo además de tener muchas actividades ecoturísticas como tirolesas, etc.

Cuatro Cuartos

Cuatro Cuartos

Las Nubes

Esta vinícola tiene una ubicación geográfica privilegiada, ya que se encuentra en la falda de un cerro y las vistas de su terraza son espectaculares. Es ideal para ir a degustar sus cinco copas de vino,  escuchando buena música, disfrutando la vista y comiendo deliciosas tapas y quesos, el ambiente es de fiesta y hay muchos jóvenes.

El Cielo

Esta vinícola es una de las más nuevas, grandes y completas ya que ofrece instalaciones de primera, modernas y espaciosas, un tour que puede ser tanto en grupo como privado, este último también puede ser guiado por el mismo dueño. La atención es muy personalizada y el lugar es increíble para simplemente quedarse y disfrutarlo, y claro; su exquisito restaurante Latitud 32, ayuda a que la experiencia dure todo un día.

La vinícola también ofrece actividades como paseos en ATV por los viñedos, degustaciones, tours guiados y muchas cosas más.

No te dejes llevar por los cinco años que tiene esta vinícola, sus vinos son realmente espectaculares, todos con nombres de constelaciones, estrellas, planetas y todo lo relacionado al Cielo. Copernicus es un must, no dejes de probarlo.

La terraza de El Cielo y Latitud 32.

El Cielo.

Latitud 32

Este es el restaurante de la vinícola El Cielo, que ofrece una corriente gastronómica inventada por ellos mismos llamada Baja-Yucatán. Y créanme (porque probé prácticamente todos los platos del menú) que es una exquisita fusión de los mejores ingredientes de Baja California, cocinados al mejor y más puro estilo yucateco, con toques modernos e innovadores que resultan en platos simplemente espectaculares; y muy diferentes tanto de sabor como de presentación.

Este lugar es de los que más tarde cierran en el Valle (dejan de aceptar gente alrededor de las 8pm)por lo que puedes visitar El Cielo al final de tu día y rematar con una comida-cena en Latitud 32.

No dejes de pedir el Xic de borrego, el ceviche maya o el pulpo a las brasas, no te fallarán.

Papadzules en Latitud 32.

Ostiones en Latitud 32.

Día 2

Doña Esthela 

Este es quizá el secreto mejor guardado del Valle. Doña Esthela es una señora que tiene un restaurante (en realidad es un changarro) y durante un tiempo grabaron una novela justo alado de su lugar. Por lo que el equipo de producción empezó a desayunar aquí, gracias a lo exquisito de su comida, los protagonistas de la telenovela empezaron a ser clientes frecuentes también, y así es como se hizo el lugar más famoso para desayunar en la zona. No dejes de pedir el huevo con machaca o el borrego tatemado típico de la región.

Santo Tomás

Esta es la vinícola más antigua del Valle, pero esto no significa que la experiencia de conocerla sea igual de antigua, muy por el contrario es la más didáctica.

La degustación incluye cinco vinos, y un tour por la planta de producción, depués verás un video, y te explicarán a fondo todo el proceso de añejamiento del vino dentro de la barrica, lo cual te deja con una clara idea de cómo se elabora el vino.

L.A Cetto

Sin duda es la vinícola más grande de México, y aunque las instalaciones no tienen ese saboristo que tienen las otras más chicas, es muy interesante conocerlas y adentrarse en el proceso de la fabricación de vino a gran escala. Tienen degustaciones VIP en las que te llevan a un salonsito privado, y te dan a probar sus mejores etiquetas, así como quesos de la región. Vale la pena la vuelta.

Cata VIP L.A Cetto.

La Esperanza

El restaurante de vistas simplemente impresionantes, es del afamado chef Miguel Ángel Guerrero; creador de la corriente gastronómica Baja-Med, misma que se sirve con gran orgullo en el lugar. El lugar se encuentra justo en la entrada del L.A Cetto por lo que es ideal dejar esta última vinícola hasta el final del día, y cerrar con broche de oro. No dejes de pedir el New York (es de los mejores que he probado) el sope de marlin o la almeja chocolata.

La Esperanza.

Nosotros en La Esperanza.

Día 3

Adobe  Guadalupe

La zona para conocer  es bastante chica ya que no puedes acceder al área de producción ni a los viñedos, pero tiene un saboristo especial. Lo más lindo es el hotel y si no eres huésped no puedes entrar a conocerlo (nosotros tuvimos la suerte de poder dar el recorrido) esta es una buena parada para probar alguna botana en su food truck gourmet  y degustar los que sin duda son algunos de los más exquisitos vinos del Valle, todo en un jardín con música y un ambiente muy agradable.

Para los que buscan hospedarse en un lugar exquisito y casero, esta vinícola tiene seis cuartos dentro de la casa de la dueña, donde ella misma te atiende. Lo más exquisito quizá sea su lindísima cocina tipo mexicana, donde todos los huéspedes comen juntos en la misma mesa. También tienen un mini restaurante para cenas que se maneja solo cno reservación.

guadalupe

Alberca Encuentro Guadalupe

Mi recomendación sería dedicarle algunas horas a simplemente disfrutar la alberca del hotel Encuentro Guadalupe y sus espectaculares vistas.

encuentro-guadalupe

Finca Altozano

Este es uno de los restaurantes más populares de la zona, y lo mejor es que cierra a las 10pm, lo que en el Valle significa MUY tarde. La vista es increíble, y el hecho de que todo esté abierto (no tiene paredes) te hace sentir en un día de campo, pero si hace tantito frío sí te helas. El lugar es de fiesta, y la gente va a celebrar (me tocaron al menos 10 cumpleaños), así que es ideal para comer rico y echarse unos drinks. No dejes de pedir las tostadas de ceviche y las costillas.

finca-altozano

Yo en Finca Altozano.

Otros restaurantes

Si quieres más opciones de restaurantes está Corazón de tierra que es muy famoso incluso a nivel nacional, Deckman´s  o Laja (este para cenar). Uno de los mejores; sino es que el mejor restaurante de la zona es Manzanilla, pero éste se encuentra en Ensenada. Es un must go place.

Día 4

Desayuno con langosta

No puedes regresarte a tu destino sin desayunar en Puerto Nuevo  o Rosarito (está de camino a Tijuana así que en camino al aeropuerto) la clásica langosta con frijol y arroz, en tortilla de harina gigante (para hacerlo un burrito) es simplemente espectacular.

¿Te quedas más días? no te preocupes tendrás mucho qué hacer, también puedes visitar Ensenada (a 30 minutos) o cruzar la frontera e ir a San Diego (a 1 hora y media).

Espero que con esta guía no solo hayas disfrutado del viaje aún sin haber ido, sino que te animes a hacerlo y nos compartas tu experiencia.

 

mariana@magentamm.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *