No me pregunten por qué, pero por hazares del destino he estado oyendo cada vez de más y más casos de gente conocida que tiene cáncer. Sí, la nefasta palabra que todos odiamos, por desgracia se ha estado volviendo el pan de cada día de muchos, y creo que todos tenemos a varios conocidos que están pasando por esta terrible enfermedad.

Y aunque las causas de cómo y por qué se forma todavía siguen siendo discutidas por los expertos, aquí para los no expertos les va una explicación simplificada que viene de otra no experta pero interesada en la materia, osea yo.

El ambiente ideal para que el cáncer se reproduzca es cuando el cuerpo se encuentra en estado ácido, y dicho estado se adquiere a través de lo que comemos. El estado menos idóneo para que la enfermedad se reproduzca es en un cuerpo alcalino, por lo que por obvias razones, la meta es convertir nuestro organismo en lo más alcalino posible, también logrado con la comida y regulando el ph de nuestro cuerpo.

Una vez que entendí esto, me vi en la problemática de que yo no soy la persona que come más saludable del mundo, ni la que más ejercicio hace, la verdad ambas cosas me dan algo de flojera, por lo que empecé a buscar alternativas. En esa búsqueda encontré que el bicarbonato de sodio es el secreto mejor guardado para evitar el cáncer (o aunque sea hacer el intento), ya que éste alcaliniza los alimentos ácidos y regula el ph del cuerpo. Y aunque llevar una dieta rica en alimentos alcalinos (sigue leyendo y la encontrarás) es la manera ideal de prevenir esta enfermedad, el bicarbonato es de gran ayuda. La recomendación es comer una cucharada chica de bicarbonato todos los días, pero yo prefiero tomármelo disuelta en líquido, así que a la limonada (hago una jarra grande) le agrego tres cucharadas de bicarbonato y listo, sabrá un poquitito diferente pero nada grave.

Dicho esto, te voy a dejar una lista de alimentos altamente ácidos, ácidos y alcalinos, para que tengas una mejor idea de qué es lo que conviene comer más, y cuáles son los alimentos de los que nos debemos de alejar.

Por cierto, el alcohol es lo más ácido de todo…para que tomen en cuenta.

Así que ahora que ya lo sabes, te recomiendo que le pongas bicarbonato a cuanta cosa puedas, y trata de seguir una dieta lo más alcalina posible, y notarás la diferencia en tu salud en general.

De más ácidos (malos) a más alcalinos (buenos)

EVITAR ÉSTOS

Muy ácidos

Nutra Sweet, Equal, Aspartame (Splenda, Coca Light) , Sweet N´Low, blueberries, cranberries, ciruela pasa, chocolates, cacahuates, nuez de la India, trigo, harina, pan dulce, pasta.

Ácidos

Azúcar blanca y oscura, frijoles, papa sin cáscara, nueces, leche cruda, pavo, pollo, cordero, café, arroz blanco y avena.

Menos ácidos

Miel procesada, melasa, ciruelas procesadas, jugos de frutas, espinaca cocida, semilla de calabaza, semilla de girasol, aceite de maíz, arroz oscuro, huevos, mantequilla, yogur, queso cottage, té.

 

AUMENTAR EL CONSUMO DE ÉSTOS

Menos alcalinos

Miel cruda, azúcar no procesada, naranjas, plátanos, cerezas, piña, durazno, aguacate, zanahoria, tomate, elote, colifrlor. chícharos, piel de papa, aceitunas, frjiol de soya, todu, aceite de canola, amaranto, quinoa, arroz salvaje, leche de soya, leche e cabra, queso de cabra y té de jengibre.

Alcalinos

Miel de maple dátiles, higos, melon, uvas, papaya, kiwi, berries, manzana, pera, pasas, frijol verde, apio, lechuga, papa dulce, almendras, leche materna, aceite de linaza y té verde.

Muy alcalinos

Stevia, limón, sandia, lima, toronja, mango, papaya, espárragos, cebolla, jugos de vegetales, espinaca, brocolí, ajo, aceite de oliva, tés de hierbas y agua de limón.

 

Mariana Rubio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *