Las bodas pueden ser tan increíbles, estresantes, horrendas o preciosas como tú quieras que sean, así de fácil es, la novia es la que marca la pauta. Y aunque algunas novias si se toman muy a pecho el papel de bridezilla, otras optan por la vía de la paz y la felicidad, aunque todas en diferentes niveles, son víctimas de la bridezilés.

Dicho esto, y después de haber pasado por este proceso, te tengo algunos tips que pueden ayudarte a que algunas cosas no se salgan de control, y a minimizar tu grado de estrés y el margen de error. Toma nota, ponlas en práctica y dime qué te parecen después de haberte casado…Enjoy!

  • Usa tus zapatos antes del día de la boda. No es broma, úsalos…mucho! No solo te los pongas 10 minutos para ver la tele, camina con ellos, brinca, úsalos. Primero que nada para suavizar la piel (si acaso tienen) y segundo para que te acostumbres a ellos y no te lastimen. Escoge zapatos bajos y cómodos, nadie, absolutamente nadie los va a ver. Si quieres que salgan en tus fotos solitos, pon tus favoritos, pero no tienes que usarlos necesariamente.
  • Desayuna mucho..muchísimo. Hazme caso, sino estarás muriéndote de hambre y desmayándote después. Y planea algún catering sencillo para la hora de las fotos, tu estomago y tu familia te lo agradecerán.
  • Apenas te dan el anillo como te se prende el chip de la compra compulsiva de cosas de casa (bueno al menos a mi sí se me prendió). NO LO HAGAS, QUEDA PROHIBIDO. Yo compré de verdad TODO, miles de cosas, toallas, tapetes, juegos de baño, almohadas, miles de cosas de decoración, para la cocina, etc. Y aunque parezca que es buenísima idea tener varios meses para ir comprando, lo que me pasó a mi es que me regalaron absolutamente todo lo que podía necesitar. Mi suegra tuvo la increíble idea de hacerme un shower de cosas de cocina, y de verdad fue lo mejor que me pudo haber pasado, me regalaron todo lo que puedes y no necesitar. Haz un shower con tema, cocina, baño, blancos, así te regalarán las cosas chiquitas que no son regalos de boda, y el resto lo compras con tu monedero de boda.
  • No duermas con tubos ni con nada que te moleste. Yo me casé en Mérida, y ahí por la humedad los peinados no te duran nada, y yo me hice media cola así que estaba apanicada de que no me durara, por lo que decidí ir la noche anterior a que me pusieran una especie de tubos y dormir con ellos. Fue un error enorme, me incomodaban horrible y terminé arrancándoles a la mitad de la noche.
  • Tómate algo para relajarte o dormir la noche anterior. Seas o no pro pastillas, te recomiendo que aunque sea te tomes un té de manzanilla o algo, no querrás tener ojeras horribles el día de tu boda.
  • Lleva un kit de apoyo por si acaso. Flats, maquillaje, desodorante, perfume, algo para taparte por si hace frío, tu cepillo de dientes y pasta (importantísimo), pegamento de pestañas y hasta unos calzones limpios porque después de tantas horas quieres empezar el evento como nueva.
  • No lleves tu celular a la boda, en serio, no lo hagas, no lo vas a necesitar para absolutamente nada, si lo llevas lo único que va a pasar en que estará en manos de mil personas diferentes y puede perderse.
  • Este es de los puntos más importantes que nadie hace caso y todos se arrepienten: Haz una lista de las personas con las que quieres tener fotos y dásela a tu fotógrafo. Ese día saludas a todos, estás con miles de personas, corres de un lado a otro y lo último que pasa por tu cabeza es tomarte foto con tus abuelos, primos, tíos, etc. Pero si haces la lista, tu fotógrafo se encargará de recordártelo y cuando haya pasado la boda agradecerás haberlo hecho…créeme.
  • Ve al baño antes de tu misa, de verdad si no lo haces y te dan ganas a media misa la pasarás muy mal.
  • No tomes mucho, en serio, es tanta la adrenalina, emoción y nervio que no necesitas tomar nada, de todos modos media boda te jalará para que tomes shots con ellos así que mejor guarda tus alcoholes para esos momentos. No hay nada más nefasto que una novia borracha.
  • Te recomiendo que terminando la misa, salgas con tu novio y te subas al coche directo, sin saludar a nadie, si te quedas y empiezas a saludar atrasarás mucho tu evento. Mejor sal rápido y en la puerta del evento saluda a todos, esto te evitará que a media fiesta se te acerquen todos a saludar.
  • Por último te digo que todo lo que pueda salir mal, seguramente saldrá mal. No es por echarte la sal ni nada, pero así son las bodas, pero no te puedes estresar por eso, si los centros de mesa no eran los que pediste recuerda que nadie sabe más que el florista y tú. Si la canción no era la que querías, nadie más sabe, si la comida está fría…todos esperan eso. Relájate, es tu día, y disfruta al máximo que pasa volando.

Happy wedding bride-to-be.

Mariana Rubio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *