La verdad me causa demasiada gracia el término ¨dar el viejaso¨ pero creo que no existe una expresión más acertada que ésta. Y ayer creo que fue el día donde más reflexioné sobre dar el viejaso, porque estaba en una cena de navidad y presencié junto con una amiga, todas las etapas, y claro, se comentó largo y tendido el punto. Así que ahora voy a compartir con ustedes, todos los signos que apuntan a que estás entrando en la siguiente etapa de tu vida…

1.-Para ti hace un frío de la fregada, y estás tapada como oso e incluso si pudieras usarías el mantel. Tiemblas y pides todos los calentadores del lugar a tu alrededor, sin embargo ves desfilar a miles de ¨chavitas¨con vestidos miniatura como si estuvieran en Acapulco, sin tiemblar, quejarse ni inmutarse del ¨frío polar¨ que tú sientes.

2.-Las épocas donde tu closet de zapatos estaba conformado por tacones de 15cm en adelante, ya quedaron en el olvido. Ahora buscas wedge, tacones bajitos, y si acaso se pasan de los 8 cm, te aseguras de que tengan plataforma adelante. Ya te importa más estar cómoda y agusto.

3.-Tus vestiditos tipo banadge, pegados y cortos ya se los regalaste a tu primita de 15, total ya ni de chiste (ni que tengas el cuerpo) te pones uno de esos vestidos. Los ves, y no entiendes como no te daba pena salir a la calle así.

4.-Tu nuevo estilo se conforma de outfits con diferentes layers, usas blusa, un coverup, quizá un chaleco, etc, la idea es que usas varias capas de ropa. Y hablando de capas, también te tapas con alguna capita linda, que antes ni por error hubieras usado. Por cierto amo las capas.

5.-Tú mejor plan el fin de semana es hacer maratón de películas o series, con tu perro, tu pareja y comer papitas y sushi (es el mío).

6.-Prefieres ir a un restaurante que a un bar, porque claro, en un bar no se puede platicar. Y ni qué decir de un antro, bye ni de chiste pongo un pie ahí.

7.-Ya cambiaste a las Kardashian por documentales interesantes de Netflix. Seguro ya viste Going Clear de la Scienciología, o el nuevo de Dior, los documentales ahora resulta que son LA onda.

8.-Cuando vas de shopping ya ni de chiste pones 1 pie en Forever 21, empezando porque no tienes 21 ni cerca. Más bien ya compras pocas cosas de marcas buenas, porque al final es mejor calidad que cantidad.

9.-En tu lista de súper ya hay más cosas orgánicas, y libres de gluten, que papitas y refrescos, y no es tanto por gusto como por que no queda de otra…a cuidarse.

10.-Entre tus gastos del mes hay varias cuentas de doctores: dermatólogo, ginecólogo, dietista, dentista, gastrointerólogo, entre muchos otros.

11.-Las pláticas con tus amigas son en su mayoría de bebés, pero en caso de que no hayan bebés, seguro son de qué artículo leyeron donde dice que el azúcar es malo, que los lácteos causan cáncer y que el workout de moda es Siclo.

12.-Y por último aquel vamos por unos drinks los jueves (si vas alguno que otro jueves pero ya no es religiosamente como antes), se convirtió en vamos a desayunar a La Lorena, muero por un scone de chispas de chocolate.

Y te juro que hay mil y un señales más, pero éstas son las que me pasan a mí (ja) así que espero que hayas podido identificar si estás dando el viejaso o si todavía no.

mariana@magentamm.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *