Los tonos pasteles en la decoración suelen ser sinónimo de tres cosas; de bebés recién nacidos, de una mujer adulta que nunca creció, o de mal gusto, estos tres conceptos son los que generalmente suelen acompañar a estos tonos, pero yo les voy a demostrar con esta nota, que decorar con tonos pasteles puede ser muy chic.

El chiste es usarlo con medida, y escoger o pintar una pared con alguno de los tonos, o poner accesorios o un mueble con los tonos, el chiste es no usarlo en varios elementos grandes al mismo tiempo. Y sin duda alguna mi color favorito que entra en esta gama es el blush; que ese una especie de palo de rosa pero más obscuro .Es un color elegante, vesatil e innovador, que solo una persona con mucha visión  se atreverá a usar, porque a simple vista puede no convencerte para usarlo en decoración.

Si quieres experimentar con esta tendencia, te recomiendo empezar comprando algunas piezas chicas como marcos, velas, ceniceros o floreros, e ir viendo qué te parece. Como siguiente paso puedes pintar la pared de otro cuarto, y como paso más grande comprar un sillón o silla de alguno de los tonos de la gama de colores.

 

mariana@magentamm.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *