Como tod@s ustedes se imaginarán, yo hago home-office, desde hace un poco más de dos años. Durante siete años trabajé y (demasiadas) editoriales en la CDMX, en diferentes revistas, en donde escribía sobre estilo de vida, pero hace dos años empecé a trabajar desde casa. Ahí fue justo surgió el blog.

Y aunque hacer home-office es una verdadera maravilla; y la mayoría de la gente muere por hacerlo, la realidad es que las cosas no son tan fáciles y maravillosa como parecen. Porque aunque eres dueño de tu tiempo, la realidad es que si no eres una persona sumamente organizada y disciplinada, puedes terminar no haciendo nada.

Por lo que a continuación te tengo algunos tips que he aprendido durante estos años que trabajado desde mi casa. Los Do´s, Dont´s , y algunos trucos para ser mucho más productivo.

-Ponte horarios

Uno de los principales problemas por los que no le suele funcionar el home, es porque la gente siente que por estar en casa, estás de vacaciones, y te puedes levantar a la hora que quieras, y esto es un gran error. Una de las principales claves para que el home-office funcione es que tengas horarios, como en cualquier otro trabajo, claro que en tu casa puedes ser mucho más flexible y menos estricto con tus horarios, pero el chiste es trata de ser lo más disciplinado y constante posible.

Ponte un horario para levantarte todos los días, una hora de comer, y otra de terminar. Porque otro de los contras del home-office es que el trabajo nunca acaba, así que es tan importante tener horario para empezar, como tenerlo para acabar.

-Apunta todos los días las cosas pendientes por hacer ese día

En una oficina normalmente tienes juntas cada cierto tiempo, o cuando menos tienes un jefe que si acaso se te olvida algo…te prometo que te lo va a recordar. Si acaso tú eres the boss, entonces seguramente si no haces algo o se te olvida algo, alguien de tu equipo te recordará.

En cambio cuando haces home-office, eres tú contra el mundo, lo que significa que te tienes que acordar de todos los pendientes, así que llevar una vida organizada, y tener tus pendientes apuntados es básico.

Yo descubrí que una de las cosas que me hacía despertarme a la mitad de la noche, eran pendientes de los que acordaba a la mitad de la noche, así que cada vez que te pase esto, simplemente apúntalo en un papel y déjalo a la mano para acordarte al día siguiente.

Mi recomendación es que hagas una de lista de pendientes mensuales, y luego la actualices semanalmente, además ten un pizarrón, y apunta ahí todas las cosas que tienes por hacer cada día, y ve tachando cada una conforme las termines, así llevarás un mejor récord de lo que ya hiciste y de lo que te falta por hacer. De otra forma, nadie te lo recordará, y solo confiarás en tu buena memoria, que por más buena que sea, a veces falla.

-No trabajes en tu cama

Yo soy un verdadero oso que ama hibernan, de verdad, podría vivir en mi cama y no salir de ella. Pero la cama es para dormir, y el escritorio para trabajar.

Los seres humanos somos criaturas de hábitos y necesitamos tener claro para qué sirve cada cosa, porque si trabajas en la cama, tu cerebro asociará ésta con estrés, pendientes y cosas por hacer, y quizá cuando quieras descansar no podrás. O peor aún, podría relacionar la cama con descansar, y entonces jamás trabajarás ni harás nada productivo.

-Vístete

Suena increíble trabajar en pants; o mejor aún en pijama, pero la realidad es que esto te hará sentir que estas en modo relax, y que no tienes que hacer mucho más que estar cómoda. La ropa de relajación es para eso, para relajarte.

Bañarte, vestirte (no te tienes que arreglar) y ponerte unos zapatos y no andar en pantuflas, te ayudará a sentir que es hora de trabajar.

-Monta una oficina

Una de las formas más fáciles de ser productivo en tu casa es montando una oficina. Lejos de la tele, lejos de cualquier distracción que pudiera hacerte no poder concentrarte.

Además, cada vez que entres a tu oficina (o espacio adaptado tipo oficina) sentirás que es momento de trabajar y de sacar pendientes.

De verdad que cuando más productiva soy es cuando me siento en mi escritorio y realmente me pongo a trabajar sin distracciones durante unas cuantas horas.

-No tengas comida chatarra

Una de las cosas que suelen pasar cuando estás en tu casa, en pijama o pants, en la cama, es que regularmente cuando eso pasa significa que es sábado o día de descanso, lo que en muchos casos es igual a comer comida chatarra sin culpas, porque todos sabemos que las calorías del fin de semana simplemente no cuentan.

Entonces, si trabajas en pants, en la cama, tu mente de cajón piensa en papas, chocolates o cualquiera que sea tu confort food, incluso si es lunes o martes. Por lo que si no quieres subir algunos kilitos, re recomiendo que no compres comida chatarra, sino frutas y verduras, que puedes comer con chile y limón, éstas serán un gran snack, bajo en calorías y saludable.

-Arma tu biblioteca

Una de las cosas que más amo de trabajar en mi casa, es tener acceso a mis libros a cualquier hora del día, y aunque no suelo leer novelas ni nada por el estilo, mis libros los uso para inspirarme, aprender cosas nuevas, y claro; ponerlas en acción, y al servicio de mi trabajo.

Yo compro libros que me enseñan cosas nuevas, receta, técnicas de marketing, salud, publicidad, moda, entre otros, pero el chiste es ir haciendo una biblioteca con libros referentes a temas que están relacionados con tu trabajo. Te prometo que te llenarás de inspiración, de ideas y sobretodo aprenderás cosas que te ayudarán a hacer mejor tu trabajo.

-No prendas la tele en horarios de trabajo

La televisión siempre será una gran fuente de distracción, por lo que apagarla mientras trabajas es muy importante, de lo contrario te estarás distrayendo a cada rato.

Lo que puedes hacer, es tomarte un break y ahí la prendes, no se trata de no ver la tele sino de no tener elementos distractores a tu alrededor.

 

mariana@magentamm.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *