Sin importar la hora, el día o el lugar donde me encuentre, desde el 19 de septiembre de 2017, todo el tiempo siento que está temblando. Cualquier ruido me hace pensar que está sonando la alerta sísmica, y vivo con una paranoia constante. No puedo dormir bien porque siento que no voy a escuchar la alerta sísmica, sobretodo después del sismo del sábado 23 de septiembre, que no lo sentí por estar durmiendo. Me siento con los sentimientos a flor de piel, con miedo, ansiedad y nerviosismo constante.

Todos los días (desde el día del sismo) me levanto temprano para ver las noticias, y no puedo dejar de verlas, me la paso buscando videos de historias de rescate, y me quedo despierta hasta altas horas de la madrugada para seguir las historias en las noticias, y claro; me la paso pensando en la gente que perdió familiares, amigos y familias enteras, y me causa demasiada angustia.

Mi vida desde el 19 de septiembre se puso en pausa, y entré en una especie de trance de tristeza, miedo, paranoia y ansiedad, del cual no es tan fácil salir, si no eres consiente de que tienes que hacer algo al respecto. Ya que para poder ayudar a los demás, primero tienes que  estar tranquila, ya que sin importar la labor de ayuda que realices, seguramente verás muchas cosas muy duras, que tendrás que ser fuerte emocionalmente para poder ayudar a los que más lo necesiten.

Por otro lado aunque me la he pasado donando cosas y tratando de ir a ayudar a diferentes lugares, y aunque sí he podido mandar mis donaciones, ayudar físicamente me fue imposible, lo intenté 5 veces diferentes y la respuesta fue que ya habían demasiados voluntarios, lo cual claro; es una gran noticia. Pero personalmente he sentido un inevitable sentimiento de culpa y de no estar haciendo, ni ayudando lo suficiente, y éste se agudiza al ver constantemente las noticias.

Por lo que platicando con mis amigas en diferentes grupos de WhatsApp, me he dado cuenta que todas; absolutamente todas se sienten exactamente como yo (casi todos los que lo vivimos nos sentimos así), con todos los síntomas idénticos, con todo y los mismos puntos y comas. Por lo que empecé a leer un poco al respecto

Y tras leer, hablar con gente cercana, y leer la opinión de las psicólogas del grupo, me enteré  de que incluso las personas (como yo y espero que como tú también) que no hayan sufrido ningún daño, ninguna pérdida ni tragedia, pueden llegar a sentir un gran nivel de estrés y de duelo. Y aunque las personas que sí tuvieron daños y pérdidas claramente son las que más sufrirán, éstas segundas contarán con el apoyo de profesionales, familiares y mucha más gente, que las que no sufrieron nada. Las que no perdieron nada trataran de regresar a su vida normal, y todos estos síntomas pasaran en silencio, y nadie se encargará de ayudarlas a superar esta etapa de duelo.

Y aunque claramente no soy psicóloga ni nada por el estilo, lo que creo que tanto tú como yo puedes hacer para superar esta etapa es empezar a trabajar en ti. Primero apaga las noticias y deja de ver videos. Después ayuda lo más que puedas pero sin exigirte demasiado, cada quien ayudará en la medida que su cartera, trabajo, mente y cuerpo le permitan, y que no hayas estado todos los días levantando escombros hasta las 5:00 am, no significa quedo hayas ayudado y que no hayas aportado. También trata de no seguir dandole vueltas al momento del sismo, y de acordarte de ese tenebroso momento, mejor trata de borrarlo de tu memoria o tan siquiera de no pensar en él. Por último puedes bajar el app de la alerta sísmica en tu celular, para que si acaso suena, te levantes de inmediato, así podrás dormir tranquila de que la escucharás.

Por último te quiero decir que no estás sola, que lo que estás sintiendo es normal, como muchas personas que no sufrimos daños y nos sentimos justo igual que tú, y que recuerdes que este tipo de sismos de esta gravedad no suceden seguido, de hecho es muy muy raro y poco probable que pasen ( el último fue hace 32 años), y que la Ciudad cada vez está más y mejor preparada para este tipo de desastres. Si te fijas en la cantidad de cosas que se cayeron en el 85, y el 2017; aunque el sismo fue de menor intensidad, sin duda se nota que México aprendi´de aquella dura lección, claro que son sus excepciones.

Y como consejo, te recomiendo que sigas ayudando, pero que también regreses a tu vida normal, porque recuerda que México depende de nosotros. Si no sales a cenar los meseros se quedan sin las propinas con las cuales cuentan para alimentar a sus familias, si no sales a comprar flores el vendedor no tendrá dinero ese día, si no sales en la noche no irás por tacos y el taquero se quedará con toda su comida, y además perderá dinero. Recuerda que todo es una cadenita, y si nos paralizamos, pueden haber nuevos damnificados de segunda mano.

Para cerrar solo quiero decirte que ánimo, que no estás sola si te sientes como yo, que todo esto pasará, y que no sientas que eres la única persona sintiéndote así, justo por eso decidí escribir esta nota. #FuerzaMexico

 

mariana@magentamm.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *