Después de un mes de locura, de viajar por Francia, italia y Marruecos, y de no parar ni un segundo, el cansancio se acumula los últimos días, y para colmo de males, mi vuelo de regreso sonaba como una pesadilla. Salimos de Marrakech  a las 5:00 am, llegamos al aeropuerto Orly de París, y tuvimos que ir a Charles de Gaulle a tomar el vuelo de regreso, por lo que estuvimos 12 horas de escala en París, para después tomar un vuelo de otras 11:30 horas…como les dije, pintaba a ser una verdadera pesadilla, pero la sorpresa es que fue todo lo contrario.

Empezamos nuestro viaje en París, a donde llegamos en el vuelo de Aeromexico que sale de la CDMX a las 11:00 (aprox) y llega a París a las 6:00pm (aprox. hora local), seguimos a Italia, terminamos en Marruecos, y regresamos a París a tomar el avión, y lo que considero sumamente importante cuando de la logística de un viaje se trata, es que tengamos la oportunidad de con tan solo un vuelo, estar en París directo de la Ciudad de México, y esto es posible gracias a Aeromexico.

Si estás considerando viajar en Clase Premier de Aeromexico, y todavía no te decides, o simplemente quieres saber más de la experiencia, te invito a que leas esta nota que seguramente te hará decidir más fácilmente.

1.-Documentación

Pero retomando mi experiencia del regreso, aquí les va. Primero que nada al volar en Premier, documentas en una zona diferente a la de clase turista, donde por supuesto hay mucha menos gente, entonces al volar en Clase Premier de Aeromexico, te olvidas de las terribles filas del aeropuerto, todo es más ágil, rápido y menos complicado. Incluso puedes llegar un poquito más tarde al aeropuerto porque sabes que harás menos fila.

2.-Salón lounge

Una vez que documentas, entonces empieza la verdadera experiencia, ya que pasas al famoso salonsito. Pero dentro del mundo de los salonsitos, hay de todos los niveles, a mi me tocó uno en San Francisco, que verdaderamente era mejor quedarse afuera, así que sin duda, el de Aeromexico es otro tema aparte.

Cuenta con salas, mesas, incluso escritorios para trabajar, descansar o disfrutar de una rica comida. Entre las opciones culinarias encuentras desde un delicioso Tzatziki (mi comida griega favorita) hasta camarones, barra de ensaladas, spring rolls, pan dulce, y todo tipo de snacks gourmet.

Para los que les gusta tomar un buen drink, las opciones son infinitas, hay desde una cerveza hasta champagne, y por supuesto, nada tiene costo, así que sin duda el tiempo de espera en el aeropuerto resulta no solo agradable, sino que quisieras quedarte incluso más tiempo para poder disfrutar de este lugar.

Después del salonsito, pasas a la sala para documentar, y los pasajeros en Clase Premier documentan primero, así que tampoco tendrás que esperar en la fila.

3.-Espacios dentro del avión

Una vez en el avión, lo primero que notas son sus espacios amplios y cómodos, que hacen que no te sientas atrapado, sensación muy importante sobretodo cuando vas a pasar más de 10 horas ahí dentro.

Hay dos zonas de Clase Premier, y ambas son lo mismo, solo que están separadas por un bar…sí, un bar, el cual permance abierto y abastecido durante todo el vuelo, y los pasajeros pueden servirse drinks y snacks cuan largo sea el vuelo.

Y otro punto que me llamó la atención, es que los baños son mucho más grandes que los de clase turista, algo que todos agradecemos.

4.-Asientos

Sin duda alguna el highlight del viaje en Clase Premier son  los asientos, ya que no solo son super cómodos, sino que se reclinan para que quedes tan sentada o tan acostada como quieras, incluso hasta formar una cama individual completa, así que tus piernas siempre tendrán para dónde estirarse. Además de que tienes mil y un compartimientos para guardar cosas, varias lamparitas, y espacios para organizar tus cosas y ponerte cómoda.

 

5.-Amenidades

Aquí es donde retomo mi historia de por qué mi regreso fue simplemente espectacular. Ya que al ver el asiento, entiendes porque el viaje de regreso será una verdadera gozada. El asiento se convierte en una cama completa, tienes una especie de pared que te concede total privacidad, nadie te ve ni te molesta, además de que tienes una televisión mucho más grande que las de clase turista, para ti solita. Una cobija deliciosa y acolchonada y una almohada de las que se hunden con solo tocarlas, te esperan para hacerte disfrutar el resto del viaje.

Y para los amantes de las miniaturas, la mejor parte es cuando te dan tu cosmetiquera, o como yo le digo, un kit de supervivencia VIP, (digno de la Clase Premier de Aeromexico) y me llamó la atención que el kit fuera de la marca Boggi (la favorita de mi esposo) que es una muy prestigiada y exclusiva firma italiana. Cepillo y pasta de dientes, gel antibacterial, tapones de oídos, lip balm, antifaz, crema de manos, peine y calcentines, son parte del kit que es sin duda un souvenir de la experiencia (sorry pero yo los colecciono todos).

Una vez sentada, te reciben con una copa de champagne, agua o jugo de naranja, y ahí es donde empieza la mejor parte del viaje, porque son 11:30 horas de disfrutar y sobretodo de dejarte consentir a ti y a tu paladar.

6.-Gastronomía

Mi vuelo salió a las 11:00pm por lo que la primera comida que nos dieron fue la cena, y el menú disponible era el siguiente:

Amuse-bouche

Variedad de quesos servidos con aceitunas negras

Entremés

Salmón ahumado tradicional

Ensalada verde

Plato Principal

Res braseada, ejote, papa ratte

Pasta rigatoni con salsa de tomate y albahaca

Pechuga de pollo, pasta fregula

Postre

Helados Häagen Dazs

Tarta de chocolate

Pastel de frambuesa

Cheesecake de limón

Café y té

 

Amé el detalle de que te sirvan una tablita de quesos, de amouse-bouche. Y de plato principal, yo pedí la pasta, y aún viniendo de Italia, les puedo decir que fue una pasta simplemente excelente. El salmón de acompañamiento se me hizo un detalle muy classy y ad hoc, y para el postre, no pude resistirme a un delicioso helado Häagen Dazs de chocolate belga. Acompañe mi cena con un exquisito vino blanco de Casa Madero (de mis vinos mexicanos favoritos) me puse mi antifaz, y me dormí las siguiente siete horas ininterrumpidas, como si estuviera en un hotel de lujo.

También se sirvió el desayuno, justo dos horas antes de llegar a México. Consistió en un plato de frutas, y de plato principal un omelette muy rico, acompañado de un cuernito, mermelada, y mantequilla.

7.-Snack Bar

Cuando me desperté de mis muchas horas de sueño, decidí darme una vuelta por el bar/snack bar, para ver qué curiosidades se me antojaban, ya que hay una barra de botanas y bebidas (alcohólicas y no alcohólicas) montada durante todo el vuelo, y los pasajeros pueden servirse tanto como quieren.

8.-Gadgets

Además de poder ver tus series favoritas, las últimas películas, y programas para adultos y niños, me encantó que incluso puedes ver televisión en vivo, por ejemplo el canal CNN (es lo único que veo en mi casa), así que pase lo que pase, sin importar cuántas horas estés en el aire, no dejas de estar al tanto de lo que pasa en el mundo.

El avión también cuenta con WI-FI (con costo adicional) así que podrás usar whatsapp, Facebook, y mucho más.

Pero sin duda mi gadget favorito del Dreamliner de Aeromexico, son las ventanas. Ya que a diferencia de los aviones comunes y corrientes, este no cuenta con persianas, sino que tiene un botón que sirve para regular el polarizado de las ventanas, y si le pones al máximo, verdaderamente no entrará ni un rayo de sol.

Veredicto

Sin duda cuando me ha preguntado si realmente vale la pena pagar por asientos en Clase Premier, mi respuesta es DEFINITIVAMENTE SÍ. Sin duda el viaje cambia en todos los sentidos, e incluso el trayecto se vuelve un gozo y parte de la experiencia del viaje, en lugar de ser algo que te pese y que sea desagradable. Además de que llegas a tu destino descansada, fresca y lista para comerte al mundo.

Sin duda Aeromexico, con su Dreamliner, pone a México en la mira del mundo cuando de servicio y calidad de aviación se trata, y no solo nada le pide a algunas de las mejores aerolíneas internacionales, sino que incluso las supera. Bravo Aeromexico por ofrecer a los mexicanos, y a los turistas llegando o saliendo, un servicios de calidad, digno de nuestro distinguido país; México.

 

 

mariana@magentamm.com